3 nov. 2013

LA GRAN CRUZADA DE LA SALVACION


                                                  Fragmento del libro dado por JESUS a Catia rivas

                                    "LA GRAN CRUZADA DE LA SALVACION"

4) El mayor testimonio que daba de Mí mismo, estaba íntimamente ligado al trabajo que el Padre hacía en lo interior. ¿Puede ser posible que Mi Humanidad deba ser oscurecida por Mi Divinidad? Al contrario la ilumina e ilustra su plena semejanza con la de ustedes.
5) Hijos Míos… como era imposible que Yo ofendiese a Mi Padre, para hacerme semejante a ustedes, cargué sobre Mí todas sus culpas: esto era lo más grande y lo hice en una noche de traición y agonía. Libre del pecado, pero víctima de todos los pecados: Yo, el que nunca había tenido culpa; puro y sin mancha alguna, pero llamado a responder por todas las culpas, por todas las impurezas, por todas las manchas, porque así lo quería; humilde como ninguno, He rendido cuenta a Mi Padre de todas las soberbias.
6) ¡Qué luchas Me Ha costado Mi Reino! ¡Cuántas luchas sostuvo Mi Alma, no sólo al finalizar Mi vida terrena!
7) Les digo todo esto porque deben reflexionar mucho: Yo fui el más acosado. Si hacía el bien tenía como respuesta la ingratitud… Así fue antes y así es aun hoy… Todas las lágrimas las He derramado por ustedes que Me escuchan y mucho más por aquellos que no Me escuchan o no Me entienden. ¡Quisiera poder llorar todavía más! ¡Tanto los amo!
8) Yo sé que las contrariedades son como mordidas que se reciben… Ustedes no hagan como los animales que devuelven mordida por mordida, no lo hagan porque esto es contrario a la mansedumbre, al amor fraterno, a Mi deseo.
9) No existe humildad de corazón ni unión si se responden con agresividad, con palabras de enojo, ofensivas. Recuerden Mis oraciones porque hice que las transcribieran justamente para que ustedes hagan de ellas materia de reflexión con el fin de obtener ejemplo y fuerza.
LA GRAN CRUZADA DE LA SALVACIÓN 33
10) Recuérdenme crucificado, manos y pies perforados, pendiente de la cruz, de ignominia, blasfemado, odiado, burlado y profanado. Todo Yo sumergido con un baño de sangre. ¿Qué dije entonces? ¿Cómo recibí tantas contrariedades? Con una oración: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”
11) ¿Entienden lo que quiero decirles? Yo no podré presentarlos un día a Mi Padre si no se hacen semejantes a Mí…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Puedes escribir aqui tus comentarios sobre la entrada que acabas de leer,siempre y cuando no sean despectivos hacia la fé catolica o personas.


JESUS ESTÁ VIVO