2 ene. 2009

PARA REFLEXIONAR




La piedra en el camino

Había una vez un hombre muy rico que habitaba un gran castillo cerca de una aldea. Quería mucho a sus vecinos pobres y siempre estaba ideando medios de protegerlos, ayudarlos y mejorar su condición. Plantaba árboles, hacía obras de gran importancia, organizaba y pagaba fiestas populares, y junto al árbol de navidad que preparaba para sus hijos hacia colocar otros con regalos para los niños de la vecindad.Pero aquella pobre gente no amaba el trabajo, y esto les hacía esclavos de la miseria.Un día el dueño del castillo se levantó muy temprano, colocó una gran piedra en el camino de la aldea y se escondió cerca de allí para ver lo que ocurría cuando pasara la gente.Poco después pasó un hombre con su vaca. Gruñó al ver la piedra, pero no la tocó. Prefirió dar un rodeo, y continuó enseguida su camino. Pasó otro hombre tras el primero, e hizo lo mismo. Después siguieron otros. Todos mostraban disgusto al ver el obstáculo y algunos protestaban con él; pero ninguno lo removió.Por fin, ya cerca del anochecer, pasó por allí un muchacho, hijo del molinero. Era trabajador y estaba cansado a causa de la faena del día.Al ver la piedra, dijo para sí:"La noche va a ser oscura, y algún vecino se va a lastimar contra esa piedra. Es bueno quitarla de ahí". Y en seguida empezó a trabajar para quitarla. La piedra pesaba mucho, pero el muchacho empujó, tiro y se dió trazas para irla rodando hasta quitarla de en medio.Entonces vio con sorpresa que debajo de la gran piedra había un saco lleno de monedas de oro. El saco tenía un letrero que decía:Este oro es para el que quite la piedra.El muchacho se fue contentísimo con su tesoro, y el hombre volvió también a su castillo, gozoso de haber encontrado un hombre de provecho que no huía de los trabajos difíciles, y que pensaba en el beneficio de los demás.
Una leyenda sufí cuenta que un Maestro dijo a sus discípulos:"Vayan al pueblo y roben fondos para construir el templo;pero cuiden que nadie los vea". Los discípulos quedaron perplejos, robar iba en contra de sus valores, pero si lo decía el Maestro debía ser importante. Todos fueron al pueblo, menos uno. El Maestro se acercó a él y le preguntó porque lo había desobedecido. El discípulo respondió: "Maestro nos has pedido que robemos sin ser vistos, pero a donde yo vaya mis ojos me verán, por lo tanto, no puedo cumplir con lo que me pides. El Maestro, estrechándolo entre sus brazos le dijo: "Quédate porque tú ya tienes construido el Templo en tu corazón. Que Dios los bendiga, guarde con bien y guíe nuestros pasos hacia una sólida construcción de nuestro Templo interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes escribir aqui tus comentarios sobre la entrada que acabas de leer,siempre y cuando no sean despectivos hacia la fé catolica o personas.


JESUS ESTÁ VIVO